lunes, 23 de agosto de 2010

Descontento popular, partidos políticos, asociaciones...

Estimad@s amig@s:

En los últimos tiempos, sobre todo desde que el señor Rodríguez gobierna esta Nación ( si es que queda algo de ella), nos estamos encontrando con una serie de partidos, asociaciones, etc., que casi todas persiguen fines parecidos, pero están muy dispersas, no organizadas, y sin medios para luchar contra el "bipartidismo y sus muñecos".

El mosaico político español, montado tras la transición traída del franquismo, dio un café para todos que ahora todos, valga la redundancia, aunque entonces esos todos eran otros todos que los de ahora, pensamos que no sirve. No sirve el bipartidismo, no sirve el sistema de votación y menos aún sirve el estado de las autonomías. O definimos un estado federal o confederal o definimos un Estado centralizado, pero esta amalgama de reinos de taífas nos está llevando a la ruína (y no sólo económica, que pienso que es la consecuencia, sino social y política).

Casi todas esas asociaciones, nuevos partidos, etc., tienen en sus estatutos o en sus declaración de intenciones que hay que cambiar este sistema, además tienen otras muchas cosas en común. Luego divergen en detalles, que es por dónde acaban rompiéndose al fin y a la postre. Porque todos estamos de acuerdo que hay que acabar con 17 parlamentos, aunque nadie acabe con ellos, pero una vez que entramos en detalles programáticos como el aborto, la eutanasia o la educación..., ahí es dónde nos dividimos.

No voy a ponerme a nombrar aquí a partidos y asociaciones que todos, más o menos, hemos estado ligados a ellas, o aún lo estamos, o estamos a punto de embarcarnos en alguna. Loable, muy loable, pero inútil. Y perdón por la claridad y la expresión, pero esta amalgama de imagotipos no nos va a llevar a ningún sitio, sólo a trabajar y mucho, a "quemar" a unos, a insertar en partidos con "futuro" a otros ( los más "listos" = trepas), etc.

He tenido la oportunidad de hablar, al menos con cuatro partidos - asociaciones... de este tipo, y actualmente participo o voy a integrarme en una de ellas ( seré el tonto quemado, y no viene al caso decir cual ), pero no nos llevará a nada.

Lo que sí me parece interesante es que la sociedad civil parece estar más despierta que nunca, con más conciencia que nunca. Al menos un sector de ella que antes veía los toros desde la barrera y ahora ha decidido entrar al trapo. Y esa es la razón por la que participo en uno de ellos. Anteriormente el conformismo era tal que la sociedad civil interesada por la vida política estaba (estábamos) "adormilados"; ahora no. Ahora participamos desde un medio u otro y reclamamos, con mayor o menor acierto, que el status quo cambie. ¿Conseguiremos algo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada