sábado, 23 de octubre de 2010

Magia

Las crisis de Gobierno son excepcionales y "pueden" servir para distraer la atención. No voy a entrar a valorar a los nuevos ministros ni la inexistente o nefasta actuación de los "despedidos" (quizás comentar que Pajin tendría que haber sido Ministra de Economía por aquello del sexo del  PIB, que ni a Mises se le hubiera ocurrido tal reflexión, que si la dejarán aplicar nos sacarían de esta crisis, y no entiendo cómo Obama no la ha llamado ya para que vaya asesorando a su Gabinete).

Pues a lo que iba, que en esta ocasión nos distraen de los necesarios PGE. La Ley en cuestión es la principal y más importante que el Parlamente ha de aprobar, y más en esta coyuntura económica e institucional tan complicada.

Pactos con PNV ( ¿ETA?), presupuestos mal diseñados que profundizarán en la crisis económica, inestabilidad institucional, necesidad de cambio, dudas sobre el Presidente y crisis interna... solución: distraer al público.

Para hacer magia hay dos cosas importantes, hay más, pero estas dos son fundamentales: tener habilidad con las manos y saber distraer al púbico. Precisamente es lo que este des - Gobierno nos propone con  esta crisis de Gobierno. La habilidad la tienen bien aprendida (100 años de honradez, para qué hablar del tema), y la distracción del público, qué mejor que hacer una remodelación a lo "grande" (por el número de ministerios tocados, no por los "numerarios", que también mejor no hablar).

Mientras el mago habla y habla, con una mano nos distrae y con la otra hace el truco. ZP da un golpe de mano en la mesa, cambia ciertas carteras y nos distrae (a quien distraiga ) de lo fundamental. Y lo fundamental ahora, en mi modesto entender es: su cuestionamiento como líder, ¿vuelta a negociar con ETA? y las cesiones al PNV para la aprobación de los PGE.

La Magia es un arte, desde mi punto de vista precioso, pero en definitiva un engaño; pero el espectador sabe que está siendo engañado. Aquí el espectador ( la mayoría ciudadana ) se traga el engaño, se centra en el cambio y olvida el resto. Y esto es sólo el comienzo, las municipales están a la vuelta de la esquina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada