lunes, 23 de noviembre de 2009

Pérez Royo “dixit” que el TC no puede hacer nada contra la decisión popular en el caso del Estatut.

estatut cataluña No es la primera vez que este Catedrático de Derecho Constitucional se pronuncia por peteneras en casos semejantes, dándonos a entender que lo blanco es negro y viceversa, según convenga a su leal saber y entender.

Vamos, que el Poder Legislativo lo forman las cámaras Senado y Congreso y el TC se creó para adornar la tarta y que luciera bien, pero que, en su creencia está que es un tiesto inservible. Lo mismo pienso yo, pero por razones bien diferentes.

El Estatut consagra dentro de sí mismo un articulado que desborda la propia Constitución en materias de fondo y enorme calado para la supervivencia del Estado como tal: identidad, bilateralidad, uso de la lengua, derechos históricos y símbolos nacionales. Nada más y nada menos.

Tal vez por ello, tenga el PP tramitadas 120 propuestas de inconstitucionalidad ante el alto tribunal, sobre otros tantos artículos de su redactado, aparte de otras 7 cuestiones de inconstitucionalidad que añade el Defensor del Pueblo y otros tres recursos más.

Lo que subyace en la descabellada interpretación de Royo es que el Poder Legislativo no tiene control, ni debe tenerlo. Poniendo un ejemplo fácilmente comprensible, cualquier iniciativa realizada por la mayoría parlamentaria que conculcase la Constitución, la desbordaría de facto y estaríamos ante un golpe de Estado que sucedería un día sí y el otro también.

Todos los aspectos impugnados del Estatut chocan frontalmente con el Artículo 2 de la Constitución Española, que habla de la indivisible unidad de la nación y de la soberanía. Por ello, un referéndum regional no es un referéndum nacional. Espero que se entienda bien lo que digo.

Me parece más bien que el trámite que hace el PP y el resto de organismos al impugnar el Estatut es un enorme favor al filibusterismo de Zapatero, que nos ha embarcado en semejante ruptura del Estado con tal de cumplir con los Pactos del Tinell.

El trabajo “sucio” de no quedar por embustero ante la sociedad catalana, haciendo aprobar un Estatut manifiestamente desleal y fuera del margen constitucional, se lo van a realizar tanto el PP como el Defensor del Pueblo y algunos querellantes más.

Así es quien nos gobierna. Legisla, que ya saldremos del atolladero. O no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada