martes, 2 de marzo de 2010

Haití: "paraíso neoliberal"


Oír hablar de Haití como "paraíso liberal" y como demostración de las nefastas consecuencias del depredador "capitalismo salvaje" es una de las mayores tonterías que pueden escucharse en la actualidad. En la red, desde publicaciones pertenecientes a la extrema izquierda más radical hasta algunas de aspecto bastante más serio, claman frente a una supuesta "libertad económica" y "mercados abiertos o liberalizados", supuestamente existentes en el país caribeño, y cuyo efecto habría sido agravar las consecuencias del terrible terremoto de principios de este año, debido a la pobreza que, según estos iluminados, crea una economía libre (por eso Cuba es el segundo país más pobre de América después de Haití). En ese caso, ¿cómo es que Haití está en el puesto 141 de libertad económica, con un 50,8%?

Carlos Rodríguez Braun habla en el siguiente artículo de cómo se acusa (bastante estupidamente, por cierto) a las exportaciones subsidiadas desde Estados Unidos hasta Haití como prueba de ese "neoliberalismo" haitiano. Es cierta, y ya he hablado de ello antes, la lacra que supone la distorsión causada por los subsidios en los mercados, como el caso de la vergonzosa Política Agraria Común de la Unión Europea. Estas subvenciones no sólo nos cuestan una parte importante de nuestro dinero, incautada vía impuestos, sino que permiten a los países ricos producir a unos costes totalmente irreales. Estados Unidos, y otros países, exportan, por ejemplo, a Haití unos productos subsidiados frente a los cuales los productores locales nunca podrán competir. Utilizando el dinero público, desde las instancias estatales se desvirtúa, distorsiona y pervierte el libre mercado, permitiendo que este sea devorado por los países ricos, cuyas legislaciones estatistas, intervencionistas y proteccionistas realmente crean un circulo económico cerrado, en el cual los países pobres nunca podrán entrar a competir en igualdad de condiciones. Pero esto no es una señal de "liberalismo", sino de, justamente, todo lo contrario.

Por otro lado, Haití es uno de los países que más ayuda económica externa ha recibido en los últimos años. Toda una muestra de "libertad económica", sin duda. Ayudas que, sin duda serán bienintencionadas pero que, como defiende la economista zambiana Dambisa Moyo, caen en manos de dirigentes que no tienen responsabilidad alguna de lo que pasa y pueden seguir empleando el dinero en lo que les parezca oportuno, siempre ligando el gasto a su beneficio personal, y que crean una situación en los habitantes del Tercer Mundo en la cual éstos sólo pueden sobrevivir gracias a la caridad que llega de otros países, sin aportan nada al desarrollo de las economías de sus países y privándoles de la mentalidad adecuada para exigir a sus gobernantes que cumplan con sus deberes. Constituyen una limosna que mata cualquier posibilidad de responsabilidad individual tanto en unos como en otros, manteniendo a estos países en la miseria. División del trabajo y del conocimiento, intercambios voluntarios y acumulación de capital es la hoja de ruta que ha llevado al enriquecimiento de los pueblos.

Pero lo fácil es atacar a la libertad económica. Más que nada porque, subrepticiamente y de tapadillo, podemos atacar a la libertad personal, que, al fin y al cabo, es el fin último de tantos.


Haití liberal
Por Carlos Rodríguez Braun
Libertad Digital

[...]

Haití no sólo demuestra el fracaso del intervencionismo sino de una de sus criaturas más apreciadas: la ayuda exterior. El país ha recibido cuantiosos fondos desde el extranjero, y Theodore Dalrymple recuerda en el último número de Actualidad Económica que en Haití hay 10.000 ONGs, una por cada 800 habitantes. La mayor parte de las ONGs, al revés de lo que su nombre indica, son gubernamentales y se nutren del dinero de los contribuyentes. Su fracaso, por tanto, tampoco cabe atribuirlo a ese supuesto liberalismo que algunos fantasean con que ha imperado en Haití.
.
.

Los pobres tienen derecho al libre mercado. En mi blog

Indignación, S.A. En mi blog


Una economista africana ataca las ayudas al Tercer Mundo

¿Por qué el socialismo empobrece a África?. Por Juan Ramón Rallo
.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada