lunes, 8 de febrero de 2010

Los pobres tienen derecho al libre mercado

En el artículo enlazado abajo, del analista panameño John A. Bennett Novey, se pone de manifiesto la oleada proteccionista que, con la excusa de la crisis financiera, recorre los mercados de los distintos países de Europa Occidental y Estados Unidos. Esta oleada se traduce en la aprobación de leyes proteccionistas, que obstaculizan el libre comercio internacional, impidiendo a los productos extranjeros competir en los mercados internos, subsidios y aranceles, falseamiento de la libre competencia mediante el mantenimiento a flote de forma artificial de empresas ruinosas con tal de que sean nacionales, planes de estímulo dirigidos todos, igualmente, al mercado interno, etc.

Después, hemos de escuchar estoicamente la eterna cantinela de que la globalización y el "neoliberalismo" (con el apellido "neocon", a ser posible) son los causantes de la pobreza del Tercer Mundo. Nada más lejos de la realidad: si permitiéramos a estos países tener la oportunidad de comerciar libremente y de competir en igualdad de condiciones con los dos tipos de productos que, básicamente, producen, agrícolas y textiles su situación económica estaría en las condiciones de poder mejorar sustancialmente. Precisamente, sobre estos productos, los países desarrollados aplican el mayor número de medidas proteccionistas. Eliminar este tipo de normas sería fundamental.

Pero no es suficiente con la eliminación de barreras a los productos. De nada serviría la liberalización comercial manteniendo la distorsión causada por los subsidios en los mercados, como el caso de la vergonzosa Política Agraria Común de la Unión Europea. Estas subvenciones no sólo nos cuestan una parte importante de nuestro dinero, incautada vía impuestos, sino que permiten a los países ricos producir a unos costes totalmente irreales. Sólo tomando como ejemplo los cereales: Estados Unidos y la Unión Europea realizan más de la mitad de todas las exportaciones de trigo y harina de trigo, y sólo Estados Unidos realiza más de tres cuartos de todas las exportaciones de maíz del mundo. Como los productores de Estados Unidos y la Unión Europea dominan los mercados mundiales de cereales, los precios de sus exportaciones dictan de hecho los precios mundiales de esos productos y, por tanto, los precios contra los que deben competir los productores de los países importadores. Los subsidios pagados a los productores estadounidenses y europeos juegan entonces un papel esencial en la determinación del precio de comercialización de los cereales, no sólo en los países desarrollados, sino en todo el mundo. Esos subsidios son enormes (Estados Unidos y la Unión Europea invirtieron 15.700 millones de dólares en 1995 sólo para subsidiar la producción de maíz y trigo) y superan por lejos el apoyo financiero disponible para los agricultores de los países pobres. Utilizando el dinero público, desde las instancias estatales se desvirtúa, distorsiona y pervierte el libre mercado, permitiendo que este sea devorado por los países ricos, cuyas legislaciones estatistas, intervencionistas y proteccionistas realmente crean un circulo económico cerrado, en el cual los países pobres nunca podrán entrar a competir en igualdad de condiciones.

También tienen su cuota de responsabilidad, es cierto, muchos países pobres. Gobiernos corruptos o déspotas y ausencia total de Estado de Derecho, seguridad jurídica y separación de poderes es otro obstáculo al libre mercado. Algunos de estos gobiernos llegan al poder a través de los votos de sus ciudadanos y, aunque no puedan eludir su responsabilidad por haberlos elegido, quizás, unas mejores condiciones económicas les hubieran evitado ser presas fáciles para este tipo de gobernantes.

Los pobres, como nosotros (pese a lo intervenidos que están nuestros mercados) también tienen derecho a disfrutar de la libertad económica y de las posibilidades de crear riqueza para todos que ofrece. En realidad, nosotros, como ellos, también tenemos derecho al libre mercado.

El Tercer Mundo debe plantar cara al proteccionismo
Por John A. Bennett Novey
Suplemento Ideas de Libertad Digital

.
.
.
Video publicado en el blog "Lo dice Cincinato":



.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada