martes, 8 de diciembre de 2009

Los calentólogos se dedicarán a emitir CO2 en Copenhage


Menudos días de dolce vita que se han montado en Copenhage los principales profetas mundiales del Apocalipsis Climático. Fieles a su costumbre de llevar el tren de vida del cual, según ellos, el resto de los mortales debemos privarnos por el bien de la Madre Tierra, no va a faltar de nada: los hoteles ya están todos completos por el módico precio de 720 euros la noche y preparando para los huéspedes un menú digno de la Cumbre Climática (y que sin duda será "sostenible", como la economía a la que Zapatero nos lleva en España): vieiras, foie gras y esculpido de caviar.

No se queda ahí la cosa. Según el diario británico The Daily Telegraph, 140 jets privados aterrizarán en el aeropuerto de Copenhage y alrededor de 1.200 limusinas circularán por la capital danesa, según las propias empresas de alquiler de estos vehículos. No hay limusinas suficientes en Dinamarca, puesto que la demanda se ha disparado. Por contra, como ha reconocido Majken Friss Jorgensen, gerente de una de las principales compañías del ramo en el país escandinavo, los calentólogos sólo han solicitado la pírrica cifra de cinco coches eléctricos. En total, la celebración de la Cumbre generará más dióxido de carbono que una ciudad de 200.000 habitantes. Y muchos de estos son los que luego defienden que hay que reducir población... o los que llaman "negacionistas" a los excepticos de la teoría del calentamiento global de origen humano.

Esta cumbre, anunciada a bombo y platillo como la que traerá el "acuerdo definitivo" para "salvar al mundo del cambio climático", incumple sus propios objetivos incluso antes de comenzar. Seamos claros. Una cosa es que el clima sea algo cambiante (vaya "descubrimiento") y la posible influencia del ser humano en dichos cambios (quizas incluso sea cierta dicha influencia) y otra el ingente negocio montado por unos pocos en torno a algo que no pasa de ser una hipótesis no corroborada cientificamente. Unos pocos que, como es lógico, defenderán a capa y espada los pingües beneficios que les está reportando todo este tinglado, visto el escándalo que ha saltado a la luz pública en torno al Climagate. Esa es la realidad de esta "cumbre". Por más que el izquierdista diario El País y el periódico de derecha socialista El Mundo tengan depositadas tantas esperanzas en la misma.


RELACIONADOS:

Contra la sociedad abierta
Por GEES


La próxima última oportunidad de la tierra
Por George Will
Diario de América


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada